lunes, 27 de abril de 2015

ASÍ NOS FUE: Ruta nº20, 26 de abril de 2015: Finca "Las Naranjas"

El día 26 de marzo, de la mano de nuestro compañero Pepe Luis y con la colaboración de componentes de la FAM y ESCARPE -Bote y Chelo-, pasamos una extraordinaria jornada aventurera por el corazón de Los Alcornocales que nos llevó desde la Estación de Tren de Jimena de la Frontera, en la pedanía conocida como Los Ángeles, hasta Finca Murta.

La jornada, marcada por la lluvia y el barro, puso a prueba a cada uno de los que afrontaron el reto. Zonas embarradas, pasos de ríos, arroyos, caída intensa de agua... No hubo un suspiro, sólo al final, cuando estábamos prácticamente llegando. Los Alcornocales estaban rebosantes de vida y ese cielo nublado, la niebla y esos colores vivos convertían al paraje en un lugar mágico –que ya es mágico de por sí-, con rincones que parecen sacados de un libro de fantasía.

Debido a las condiciones meteorológicas y al estado del terreno hubo algunas caídas y/o resbalones. Afortunadamente sin consecuencias.

El recorrido y/o trazado diseñado es excelente, pasando por sitios de gran fuerza y enlazando punto con punto con buen atino. Subimos por la Garganta del Cañuelo hasta encontrarnos en las Lomas de Cámara, donde enfilamos a la Finca de Las Naranjas. En dicha finca comimos para seguidamente disfrutar del Chorreón de Las Naranjas, para lo cual andamos un poco más. Se trata de un lugar maravilloso, una singularidad de Los Alcornocales; es agradable ver caer ese chorro. Desde este punto enfilamos al Cortijo de Hato o de Casas Nuevas, un antiguo acuartelamiento de la Guardia Civil y posteriormente ya nos dirigimos hasta la Finca Murta, donde concluimos el recorrido.

En total fueron poco más de 32km y algo más de 1200m de desnivel positivo. Siendo poco más de 1000m el desnivel negativo.

Nos vemos en las montañas.

1 comentario:

  1. Una pena la lluvia y no poder ver entera la ruta. Felicito a todos los participantes por sus ganas de participar en un día como este. Gracias Daniel por el vídeo y la crónica.

    ResponderEliminar