Así nos fue la ruta Nº 19 “Sierra Nevada“



17-18 Mayo 2019.

Este fin de semana Camino y Jara se puso las botas de montaña y se fue a Sierra Nevada.

Con puntualidad británica, a las 9.00 h de la mañana se partió hacía Capileira, lugar de inicio de la andadura programada, y tras una breve parada en el Restaurante La Brasa de Vélez de Benaudalla, lugar de nacimiento de nuestro compañero Pepe Alcalde y puerta de la Alpujarra granadina, continuamos hacia nuestro destino, al que llegamos sobre las 13.30 h, con tiempo suficiente para comer, abastecerse y realizar una alguna pequeña visita a la localidad hasta la hora de coger la lanzadera que nos llevaría hasta Puerto Molina.



En la Hoya del Portillo un grupo de compañeros se bajaron para iniciar la marcha hasta el alberque de Poqueira el resto continuó hasta Puerto Molina, donde iniciaron el recorrido hasta el refugio, al que se llegó, con un tiempo frio y ventoso, a través de un bonito sendero que  tenía como fondo la cuerda nevada del Veleta.




Del albergue de Poqueira, mejor no decir nada, entre otras cosas la calefacción brilló por su ausencia, posiblemente con el objetivo de mejorar rendimiento de la marcha del siguiente día.


El domingo, se formaron dos grupos, uno con dirección y subida al Mulhacén y otro con rumbo al circo de Siete Lagunas.
El primer grupo formado por siete compañeros adelantó su desayuno y partida, con el objetivo de alcanzar al segundo en la cañada de Siete Laguna o en la bajada hacía Trevélez.
El segundo grupo formado por el resto de senderistas, una vez terminado el desayuno, comenzó el recorrido a las 8.20 h de la mañana.




La fría temperatura, el fuerte viento existente y el deseo de caminar de todos facilitaba la marcha. Los primeros 6 Km representaban una subida de 600 m, coincidiendo en parte con la subida al Mulhacén, y a partir de aquí comenzaríamos a descender hasta llegar a la entrada de Trevélez, aproximadamente 1500 m de desnivel negativo.



Durante toda la subida, dirigida magistralmente por el guía de la ruta, Amador, el ritmo fue tranquilo y constante, permitiendo una cómoda ascensión.
Durante la ascensión, el Veleta y su nevado cordal vigilaron continuamente nuestro avance, lo que representaba un gozo para la vista.


Hasta alcanzar la cañada de Siete Lagunas hubo que sortear algunas planchas de hielo y la llegada al circo un deleite para los sentidos. El goce comenzó con las vistas desde el tajo del Contadero, desde donde se podía divisar todo el circo de Siete Lagunas, cercado por el Mulhacén, el Puntal de las Siete Lagunas; el Peñón del Globo y Culo de Perro y las chorreras Negras
.







Descendimos por el cordal del Resuello hasta la laguna Hondera, donde paramos un ratito para tomarnos un tentempié, disfrutar del entorno y hacernos la fotografía de grupo correspondiente.




Continuamos descendiendo cuidadosamente por las Chorreras Negras, donde el recreo de los sentidos continuó con el salto de agua de la laguna Hondera.







Una vez reagrupados seguimos por el río Culo de Perro hasta alcanzar el Prado de las Yeguas, donde contactamos con el primer grupo y realizamos una parada para comer.




Allí nos enteramos que tuvieron un contratiempo y no alcanzaron el pico del Mulhacén, quedándose, a tiro de piedra, en el Mulhacén II.

Una vez terminada la comida, cruzamos el río Culo de Perro, con alguna dificultad para encontrar el lugar posible y continuamos el interminable descenso, pasando por el refugio de la Campiñuela, la acequia Gorda, el mirador del valle de Trevélez, la piedra Redonda y varias fuentes y barrancos hasta la entrada del pueblo, el cual atravesamos por sus empinadas calles, con un desnivel, a sumar a los anteriores 1500 m, de más de 100 m, hasta la carretera, donde pudimos refrescarnos con las fresquitas cervecitas del momento.











En resumen una espléndida y preciosa ruta, un bonito día, a pesar del frío y viento mañanero, un agradable ambiente, una magnífica compañía y un encantador fin de semana organizado por nuestro compañero Amador, al que solo le faltó un lance con Jamón trevéleño para bordar la faena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario